ROMANIZACIÓN DEL VALLE DEL DUERO / ROMANIZAÇAO DO VALE DO DOURO

María Aidé Gómez: Teatros grecorromanos en el Valle del Duero. Nuevas líneas de investigación.

La romanización en la mayor parte de la Península Ibérica fue muy importante y ha dejado muchos restos arqueológicos por toda la geografía ibérica. En la zona del Valle del Duero, que es la que yo voy a estudiar, hubo importantes pueblos ibéricos que fueron romanizados. Y en la actualidad se están encontrando en la zona importantes restos arqueológicos, que necesitan de un análisis sosegado y profundo. Sobre todo, los teatros grecorromanos, que es mi especialidad en mi tesis doctoral.

 

Con esta comunicación pretendo realizar un recorrido por los teatros grecorromanos de dicha zona. En este lugar, ya conocemos algunos restos arqueológicos que pudieron alumbrar la existencia de teatros romanos, mediante diferentes excavaciones de urgencia realizadas en la Comunidad de Castilla y León.

 

Sin embargo han sido poco estudiados por parte de la historiografía contemporánea. Por ello, mediante esta comunicación quiero aportar luz sobre un tema poco estudiado, como es, la existencia de restos arqueológicos de posibles teatros grecorromanos en el Valle del Duero.

 

Quiero ver la importancia que estos teatros tuvieron en la romanización del lugar, las excavaciones que se han hecho en el lugar, las investigaciones que se están llevando a cabo. Igualmente, plantear líneas de actuación para estos restos arqueológicos. Y con ello hacer un análisis en profundidad de los teatros grecorromanos en esa zona y los trabajos arqueológicos realizados allí.

 

Palabras claves: teatros grecorromanos, nuevos descubrimientos, valle del Duero.

 

 

 

Javier Fernández-Lozano (Universidad de Cantabria), José Antonio Blanco-Sánchez (Universidad de Salamanca), Gabriel Gutiérrez-Alonso (Universidad de Salamanca), Juan Remonto-Tejerina (Universidad de Cantabria) y Alberto González-Díez (Universidad de Cantabria): “Nuevos datos geológicos y cartográficos de la minería aurífera romana en el noroeste peninsular: El valle del Jamuz como punto de inicio de las explotaciones leonesas”.

 

 

La minería aurífera de época romana en el noroeste peninsular cuenta con una amplia distribución de labores representadas por dos tipologías de yacimientos: primarios en roca y secundarios en sedimento. Hasta ahora, los estudios realizados en la provincia de León incluían 4 distritos auríferos activos durante el siglo I y II a.C., como Las Médulas-Bierzo, Omañas, Valduerna y Valdería-Cabrera. En ellos las labores romanas estaban estructuradas formando una extensa red de canales y estanques para el abastecimiento de las minas, quedando establecida una secuencia de ejecución de los trabajos basado en el avance progresivo desde las cotas topográficas más bajas hasta las más elevadas, algo que queda constatado por la presencia de canales cortados por explotaciones o por la superposición de fases de explotación en minas como las situadas en la localidad de Castrocontrigo. En este trabajo se presentan los nuevos hallazgos realizados en el valle del río Jamuz (León), situado en el extremo noroccidental de la cuenca del Duero, y segmentado por los relieves de las sierras del Teleno y Casas Viejas. Las labores romanas están representadas por una serie de canales y estanques identificados por debajo de los 850 m de altura, que constituyen las labores más bajas del sector aurífero meridional en la provincia de León. Las explotaciones están formadas por cortas de escaso desarrollo y zanjas poco profundas que afectan a los depósitos de tipo raña, que comprenden conglomerados clasto-soportados con matriz arenoso-arcillosa de color rojizo por la presencia de óxidos de hierro. Los valles explotados se caracterizan por el desarrollo de una red de drenaje encajada y madura, dando lugar a valles amplios y rectilíneos, incompatibles con el escaso caudal de los arroyos. La batea sistemática de 300 kg de este material tomado en las zonas de explotación identificadas permitió la extracción varias partículas de oro. En general, están formadas por pequeñas láminas sub-redondeadas (< 2 mm) y son de carácter mono-mineral indicando un origen coloidal del oro asociado a los procesos de rubefacción sufrida por los sedimentos de tipo raña. Asimismo, el uso de LiDAR permitió la cartografía de los distintos valles y la identificación de los restos de obras hidráulicas mal preservados, como canales y estanques de acumulación de agua, utilizados para el lavado de los depósitos minerales. Por la distribución geográfica que presentan las minas y su inferior altura relativa con respecto a los valles mineros adyacentes del Eria y la Valduerna, el valle del río Jamuz pudo representar el punto de inicio y avance de las labores hacia estos distritos auríferos. El fácil acceso desde este valle hacia el interior montañoso de los Montes Galaico-Leoneses facilitaría la movilidad y el transporte con fines mineros. Además, la escasa profundidad de las cortas mineras podría indicar que los trabajos realizados habrían constituido pequeñas labores de prospección para guiar los trabajos mineros hacia la cabecera de los valles contiguos, situados en el interior de las sierras de La Cabrera y el Teleno, donde las labores alcanzan un mayor desarrollo técnico y ocupan amplias extensiones de terreno.

 

 

Gonzalo García Queipo (Universidad Complutense de Madrid): “Lucius Terentius, algo más que un figlinarius”.

 

 

Lucius Terentius fue un legionario encargado de la supervisión de la producción de terra sigillata formalmente itálica de la Legio IIII Macedonica y no un simple alfarero. Al acabar su servicio militar se asentó en Herrera de Pisuerga, donde se encontraba la base de su antigua unidad, y abrió un pequeño taller cerámico. L. Terentius es un ejemplo de cómo los veteranos, aprovechando su experiencia, desempeñaron un importante papel en el desarrollo cultural y económico de las zonas militarizadas como pequeños emprendedores.

 

 

 

PALABRAS CLAVE: romanización, ejército, logística, cerámica.

 

 

Vitor Pereira (Câmara Municipal da Guarda), Tiago Ramos (Universidad de Salamanca) e João Mendes Rosa (Museu da Guarda): “O vidro romano da Póvoa do Mileu: arquitectura, quotidiano e ritual fúnebre”.

 

 

 

Descoberto acidentalmente em 1951, durante a construção da estrada de ligação entre a cidade histórica e a estação de caminho-de-ferro, o sítio arqueológico do Mileu rapidamente se tornou uma das estações arqueológicas de época romana mais emblemática e estudada da Beira Interior.

 

As intervenções arqueológicas levadas a cabo neste sítio têm permitido o estudo da cultura material romana, principalmente do espólio cerâmico. Todavia outros materiais têm sido recolhidos, nomeadamente espólio vítreo.

 

Na presente comunicação pretendemos debruçar-nos sobre a utilização do vidro neste sítio, quer na arquitectura, no quotidiano, ou no ritual fúnebre. Embora as limitações, face ao seu elevado estado de fragmentação, é-nos possível estabelecer algumas considerações sobre as suas cronologias, formas e proveniências. Por outro lado a análise deste espólio permite não só o conhecimento dos quotidianos do sítio da Póvoa do Mileu assim como a sua inserção nas rotas comerciais e dinamismo económico.

 

 

 

Palavras-Chave: Cultura Material; Vidro Romano; Póvoa do Mileu

 

 

Inés Mª Centeno Cea, Ángel L. Palomino Lázaro y María José Negredo García (Patrimonio Inteligente): “Carrandrinal”, una posible mutatio junto a la vía ab Asturica burdigalam en Cameno, (Brivesca, Burgos)”.

 

 

 

La intervención en el yacimiento de “Carrandrinal” ha estado motivada por la construcción de una vía rápida paralela a la carretera Nacional I. Se ha excavado un espacio muy reducido del yacimiento, apenas un 7% de su superficie, y los restos documentados se encuentran sumamente arrasados, con estructuras que no superan la cota de base, sin embargo, la información obtenida a partir de la secuencia estratigráfica y del material arqueológico asociado a cada depósito ha sido de gran valor. Sabemos que se suceden dos ocupaciones fundamentales, la primera, está representada por piezas cerámicas facturadas a mano entre las que destaca un fragmento clave decorado mediante una técnica del punto en raya o boquique, característica del Bronce Final, en concreto el horizonte cronocultural Cogotas I. Una vez abandonado el asentamiento temporal prehistórico el solar no se vuelve a ocupar hasta época romana. Esta segunda ocupación es mucho más densa y se identifica por subestructuras y cerámica -Terra Sigillata Hispánica- de cronología altoimperial; a partir del elenco tipológico y decorativo constatado, cabría encuadrar en el último tercio de la primera centuria el origen de ese establecimiento. De igual modo se puede concluir que el momento final corresponde a un momento bajoimperial, en concreto contamos con material cerámico que se data de modo exclusivo en el siglo IV; no hay indicio alguno de que estas instalaciones sobrevivan al cambio de centuria y tampoco que se utilizaran con posterioridad a la época romana.

 

Su relación de proximidad con la vía romana que enlaza Burdeos con Astorga y su posición intermedia entre las mansio de Virobesca y Vindeleia, permite plantear la hipótesis de interpretar este yacimiento como una mutatio, un tipo de instalaciones oficiales secundarias, asociadas exclusivamente a las principales vías del Imperio, cuya función primordial fue proporcionar el cambio de caballos o bueyes a los correos del cursus publicus, servicio público encargado del transporte de personas, correos y mercancías pertenecientes al estado romano.

 



contador de visitas
Flag Counter